Economía para críticos e indignados

deuda

¡¡ Es la deuda, estúpidos !!

Escrito por matoeconomia 02-05-2013 en General. Comentarios (0)

2 de mayo de 2013

Carlos Sánchez Mato

 

“¡Es la economía, estúpido!" fue la muy célebre frase de James Carville, asesor del demócrata Bill Clinton en la exitosa campaña que en 1992 le llevó a la Casa Blanca, descolocando a su contrincante republicano, George Bush, padre, que prefirió dedicarse a glosar sus “éxitos” en la política exterior.

Se merece sobradamente una expresión similar nuestro Gobierno cuando utiliza trucos propios de trileros  para escamotear de la actualidad el grave problema de sobreendeudamiento que aqueja al país.

La comparación entre la variación media anual de la deuda y el crecimiento del Producto Interior Bruto refleja el agotamiento extremo al que ha llegado la economía española y la ineficiencia de la deuda contraída. Entre 2000 y 2012, la riqueza medida en términos de PIB se ha incrementado anualmente el 5,55% mientras que la deuda lo ha hecho el 16,45% en cada ejercicio. O dicho de otro modo, cada euro de crecimiento del PIB ha precisado de 2,96 euros de incremento de deuda de promedio. Independientemente de la necesidad de realizar análisis de sostenibilidad más detallados,  parece incuestionable la progresiva divergencia entre el crecimiento disparatado de los niveles de deuda y el de la economía real. Dicho de otro modo, el modelo de crecimiento del estado español sería similar al de un trabajador que gastase en desplazamientos el triple del salario percibido por su desempeño laboral.

Si considerásemos sostenible un crecimiento de la deuda en los mismos términos que el de la riqueza en términos de PIB, llegaríamos a la indudable conclusión de que la economía española sufre de un sobreendeudamiento superior a los 2,2 billones de euros (un 44% de los pasivos en circulación existente a finales de 2012). Es un grave problema porque ha destinado una ingente cantidad de recursos económicos que provienen de préstamos a infraestructuras, inmuebles u otras inversiones que no proporcionan la rentabilidad suficiente como para devolver los créditos contraídos.

Es necesario destacar que el sobreendeudamiento es fundamentalmente de origen privado y no público. No hay más que ver el desaforado crecimiento del endeudamiento privado en lo ocho años previos al estallido de la crisis que solamente después de 2007 es continuado por el incremento de deuda de las Administraciones Públicas.  Es este crecimiento de la deuda pública el que se ha convertido para gran parte de la opinión pública en la causa y no en la consecuencia de la crisis. De hecho, mientras todos los focos estaban puestos en el cumplimiento del déficit público y el Gobierno español se mostraba orgulloso de haber tenido solamente 73 mil millones de euros de agujero, la deuda de las Administraciones Públicas creció en 2012 más de 236 mil millones de euros de forma directa y 75 mil millones de euros en avales con respecto a 2011.

El proceso de “socialización” de las pérdidas y de rescatar a las instituciones financieras no será gratuito para la ciudadanía. Supondrá lastrar a las Administraciones Públicas con descomunales compromisos financieros para el futuro que conllevarán recortes de las prestaciones públicas debido a la incapacidad económica de proveerlas. 

Técnicamente, “España S.A” está en quiebra aunque el Gobierno y los medios de comunicación lo oculten y prefieran centrarse en la bajada de la prima de riesgo para defender la mejora de la situación. Aunque el Banco Central Europeo rebaje al mínimo los tipos de interés, esa medida de política monetaria no tendrá más que efectos paliativos y nunca curativos para la enfermedad.

En términos globales la deuda (privada y pública) no podrá ser devuelta. O la sociedad presiona para que el debate sobre la reestructuración y las consiguientes quitas tengan en cuenta los intereses generales o, una vez más, las élites financieras y políticas volverán a hacer recaer sobre el conjunto de la clase trabajadora un nuevo fracaso del sistema capitalista. 

 

 

Informe sobre la insostenible evolución de la deuda de la economía española

 

http://matoeconomia.blogspot.es/img/debt2012.pdf

 

 

El sobreendeudamiento español: Alternativas ante la deuda ilegítima

Escrito por matoeconomia 29-12-2012 en General. Comentarios (0)

30 de junio de 2012

Carlos Sánchez Mato

 

No es discutible la grave situación económica que padece España pero lo que no parece tan clara es la causa de la misma. Es evidente que si erramos en el origen, es bastante probable que articulemos medidas equivocadas e incluso contraproducentes para conseguir soluciones a los problemas existentes.
 
Se responsabiliza en nuestro país al endeudamiento público derivado del déficit de las Administraciones Públicas de la actual fase de la crisis financiera (la llamada crisis de deuda soberana). Se sostiene que “no podemos permitirnos el actual nivel de gasto público”, que las prestaciones actuales del llamado Estado de bienestar están “más allá de nuestras posibilidades”.
 
En definitiva, se plantea que la solución a la actual crisis es el equilibrio presupuestario por la vía de la reducción del gasto público. Los datos oficiales demuestran la absoluta falsedad de esta tesis ya que el sobreendeudamiento existente es fundamentalmente privado.
 
Sin embargo, las medidas de ajuste de las finanzas públicas no hacen más que agravar las posibilidades de solventar el verdadero problema de la economía española, el enorme endeudamiento privado y la necesidad imperiosa de que se recupere el crecimiento y la actividad económica, única forma de que los acreedores puedan recuperar su dinero.
 
Existen alternativas diferentes a "la única política posible" aunque no sean las que los poderes económicos y políticos planteen como factibles. Cualquier solución tendrá que tener en cuenta mecanismos de reducción de deuda (fundamentalmente en el ámbito de familias, empresas y entidades bancarias) que lleven la misma a parámetros sostenibles.
 
El resultado de la correlación de fuerzas existentes dará como resultado "quien pagará la fiesta del sobreendeudamiento". Hasta ahora parece claro que la burbuja la pagará, como siempre, la clase trabajadora.