Economía para críticos e indignados

General

¿QUIÉN GARANTIZA LOS AHORROS DE LOS CIUDADANOS?

Escrito por matoeconomia 04-07-2013 en General. Comentarios (1)

4 de julio de 2013

Carlos Sánchez Mato

 

 

¿QUIÉN GARANTIZA LOS AHORROS DE LOS CIUDADANOS?

 

El ministro de Economía del Estado español, Luis de Guindos, ha sostenido en numerosas declaraciones realizadas de manera previa a la cumbre del ECOFIN que los depósitos de particulares y pequeñas y medianas empresas superiores a 100.000 euros estaban garantizados hasta este momento y estarán "absolutamente protegidos" en caso de quiebra de una entidad en la nueva directiva sobre resolución de crisis bancarias. Los depósitos de menos de 100.000 euros, ha subrayado Guindos, son "sacrosantos", y "los de más 100.000 euros en manos de pymes y también detentados por particulares también están absolutamente protegidos". "Eso nadie lo cuestiona", ha asegurado.

La nueva directiva desarrolla el esquema que adoptarán los rescates de los bancos a partir de 2018, siempre y cuando esta hoja de ruta sea consensuada con el Parlamento Europeo al que todavía no ha llegado la discusión. El objetivo declarado por los ministros de Economía de los países de la Unión Europea es que la apelación a los fondos públicos para salvamentos futuros sea el último de los recursos utilizados.  Por un lado se pretende minimizar el quebranto para las arcas públicas de los diferentes Estados y del conjunto de la Unión Europea han tenido los rescates bancarios y por otro lado se busca evitar la huida masiva de ahorradores blindando sus depósitos de posibles quitas si se producen más debacles de entidades financieras. La protección a los depositantes sigue estando encomendada a los Fondos de Garantía de Depósitos establecidos en cada uno de los Estados de la Unión Europea. Además se establece una serie de inversores privilegiados que quedan excluidos de toda quita (bonos garantizados como cédulas hipotecarias, deudas con empleados en concepto de salarios y pensiones, deudas comerciales de bienes y servicios críticos para el funcionamiento de la institución, deudas con sistemas de pagos con vencimiento inferior a siete días y deudas del mercado interbancario con vencimiento inicial inferior a siete días).

Una vez más, los dirigentes políticos europeos no han abordado el corazón del problema. Las entidades bancarias están muy poco capitalizadas, es decir, su financiación está basada básicamente en recursos de terceros y no de sus accionistas y esta financiación tiene unos costes reducidos para las mismas porque existe la confianza por parte de depositantes e inversores de que los Estados impedirán la quiebra de las entidades bancarias cuando sufran problemas graves como los actuales.

Sin embargo, la directiva aprobada vuelve a incurrir en los mismos errores que anteriormente han tenido los sistemas de supervisión y aseguramiento de cada uno de los Estados de la Unión Europea. En primer lugar no contempla una adecuada dotación de fondos que garantice los depósitos que la normativa dice asegurar. En segundo lugar, se contempla que en circunstancias excepcionales se puedan autorizar el uso de fondos públicos nacionales y del MEDE antes de que todos los acreedores pierdan por completo su inversión, mediante un préstamo al Estado que computaría como deuda pública. Es decir, lo que ocurre ahora.

Los mecanismos establecidos en la nueva normativa europea serán, por tanto, más de lo mismo. Se establecen unas excepciones a la hora de sufrir futuras quitas pero sin que se doten a los organismos correspondientes de fondos para poder hacer frente a los compromisos derivados de las declaraciones políticas.

 

El ejemplo más claro de lo anterior es lo que ocurre con la protección de los depositantes en cada uno de los países. El Fondo de Garantía de Depósitos de entidades de crédito de España está en quiebra. A pesar de las grandilocuentes declaraciones del señor De Guindos, el organismo que protege los ahorros de la ciudadanía tiene patrimonio neto negativo según las cuentas presentadas correspondientes a 2012 (-1.247 millones de euros). La situación sería mucho peor todavía si no hubieran usado trucos contables de dudosa legalidad para reducir el agujero y reflejara en sus estados financieros la totalidad de los compromisos que ha adquirido. El Fondo de Garantía de Depósitos es incapaz de atender las obligaciones a las que ya se ha comprometido y, por supuesto, no tendría posibilidad alguna de responder ante la insolvencia de cualquier entidad, incluso de pequeño tamaño, para atender el pago de los depósitos de los ahorradores.

 

En esta situación se aprecia de forma clara que es el Estado el que está garantizando de forma directa los 795.135 millones de euros que los ahorradores tienen (con el actual límite de 100 mil euros por titular) y solamente el afianzamiento que éste proporciona a las entidades bancarias permite que se financien en condiciones económicas ventajosas. En definitiva, las entidades bancarias privadas se aprovechan de un mastodóntico aval del Estado que no retribuyen para hacer negocio a favor de sus accionistas.  ¿O es que alguien dejaría sus ahorros en las entidades bancarias a cambio de una reducida retribución si no estuviera detrás de las entidades bancarias el Estado?.

 

Nada en la nueva directiva europea da seguridad adicional a los depositantes ni establece medios suficientes para evitar quebrantos a los mismos salvo una declaración de intenciones que no está acompañada de una adecuada dotación de recursos financieros que la haga creíble.

 

 

Ver informe completo sobre insuficiencias de la directiva europea y la quiebra del FGD

 

http://matoeconomia.blogspot.es/img/directiva.pdf

 

 

 

LAS REFINANCIACIONES: OTRO AGUJERO NEGRO DE LA BANCA ESPAÑOLA

Escrito por matoeconomia 30-05-2013 en General. Comentarios (0)

Carlos Sánchez Mato

29 de mayo de 2013

 

 

Los balances de las entidades siguen ocultando cuantiosas pérdidas que requerirán más capital para su solución. Uno de los elementos más usados por los bancos para ocultar su verdadera situación es la profusa utilización de las refinanciaciones y las escasas provisiones constituidas para hacer frente a posibles impagos. Esta forma de actuar está siendo protagonizada sobre todo por las entidades que presumen de fortaleza y de no haber recibido ayudas públicas ya que interesadamente olvidan que son beneficiarias de las mismas cuando reciben avales a sus emisiones de deuda, préstamos del Banco Central Europeo o el aval estatal que proporciona seguridad a sus depositantes por los ahorros inferiores a 100.000 euros por titular.

Del total de préstamos reestructurados, solamente el 37% tiene la consideración para las entidades de “dudoso” y sorprendentemente, el 42% se considera en situación “normal” y no tienen por tanto provisión alguna en previsión de un posible problema de impago. Cuando un cliente no es capaz de afrontar la amortización de un préstamo y los intereses que adeuda por el mismo, la práctica que se ha seguido es darle más tiempo con la esperanza de que en el futuro pueda hacer frente a los compromisos contraídos. En el sector bancario se conoce esta práctica como “patada a seguir” o “delay and pray” (retrasar y rezar). No se discute que las entidades refinancien sino que, siguiendo un criterio de estricta prudencia, no reconozcan las oportunas provisiones por un posible quebranto.

El Memorandum de Entendimiento firmado por el Estado español para acceder al rescate con fondos europeos de nuestro sistema bancario obligaba a “reevaluar el marco actual de provisiones”. Para ello, las autoridades españolas se han comprometido a modificar el marco normativo de provisiones a exigir a las entidades financieras.  En este contexto es en el que el Banco de España ha obligado a publicar información sobre las refinanciaciones y las provisiones constituidas para hacer frente a posibles impagos en este tipo de créditos. Sin embargo, la nueva circular del Banco de España no obligará a las entidades bancarias a reconocer esta realidad. Los nuevos criterios pasarán por considerar que todos los créditos refinanciados se consideren como “subestándar”  y tendrán que dotar un 15% de media por esos créditos. Ahora bien, podrán mantener préstamos refinanciados como “normales” con criterios tasados. En todo caso, el sector bancario ha conseguido que el Banco de España le permita dotar esas provisiones (que siguiendo este criterio estarían cercanas a los 13 mil millones de euros) en tres ejercicios. Es decir, una vez más, el Banco de España sale en auxilio de los que debieran ser objetos de supervisión. No puede negar que conoce esta realidad denunciada por los propios inspectores del Banco de España que indican las prácticas irregulares concentradas en Santander y BBVA.

Si se utilizase un criterio más rígido y prudente para créditos que han requerido una modificación de condiciones para evitar su entrada en morosidad (60% de provisiones en dudosos, 50% en subestándar y 40% en normales), las provisiones medias deberían alcanzar el 49,46% de los créditos refinanciados y el déficit de provisiones del conjunto de las entidades llegaría a los 63.810 millones de euros (86,4% de éste déficit correspondería a entidades no nacionalizadas).

Eso es lo que ni Gobierno ni Banco de España quieren reconocer: La insolvencia del conjunto del sistema bancario español que no ha sido solucionado con las ingentes ayudas públicas proporcionadas al mismo.

Las actuaciones auspiciadas por el Gobierno y el Banco de España van dirigidas a continuar ocultando la realidad para no tener que reconocer nuevas necesidades de capital en las entidades (fundamentalmente las que no han reforzado su patrimonio neto en todo este proceso). Para ello, la estrategia pasa por dar tiempo a los bancos a que generen beneficios que les permita ir reconociendo pérdidas de manera gradual. Además el proceso se complementa con la entrega de la banca nacionalizada a estas entidades, con elevadísimas ayudas públicas para mejorar su deteriorada situación. Se contribuye de esta forma a crear un oligopolio privado con el dinero de los contribuyentes.

 

Pero así no se resolverá la crisis bancaria: Hasta que no se recapitalicen de manera suficiente, no recuperarán la capacidad de financiarse de manera autónoma y seguirán siendo dependientes de los recursos públicos concesionales que obtienen del Banco Central Europeo. En esa situación no podrán cumplir la función que el sistema económico les asigna y seguirán siendo incapaces de realizar la intermediación entre las necesidades de ahorro y la inversión.

 

Será inevitable una nueva ronda de recapitalizaciones y tengan la seguridad de que, de nuevo, será con el dinero de todos y administrado por los responsables de la quiebra, salvo que, por una vez, los ciudadanos digamos BASTA YA.

 

 

Ver informe completo

 

http://matoeconomia.blogspot.es/img/necesidades2013.pdf

No tenemos miedo

Escrito por matoeconomia 27-05-2013 en General. Comentarios (0)

Quinto capítulo de los Vídeos Indignados

Director Antonio Campuzano

En el capítulo 5º de la serie No Tenemos Miedo, se analizan los gastos del Estado español que recaen en un 80% sobre los impuestos de las clases medias y bajas, en concreto sobre las rentas salariales al mismo tiempo que las grandes empresas y grandes fortunas o tributan poco o esconden sus beneficios en paraísos fiscales.
Mientras tanto, el gobierno sigue recortando salarios y prestaciones sociales y castigando el consumo, con lo que la economía española se va hundiendo sin remisión.

Para que este país funcione hay que cambiar las instituciones obsoletas y corruptas y las políticas económicas y sociales

http://www.youtube.com/watch?v=e9Unw9eD7FI&feature=youtu.be

Pueblos Unidos contra la Troika

Escrito por matoeconomia 27-05-2013 en General. Comentarios (0)

MANIFIESTO

 

Las brutales e inhumanas políticas de ajuste impuestas por la odiosa Troika (el Banco Central Europeo, el Fondo Monetario Internacional y la Comisión Europea) con la ayuda de los gobiernos cómplices, están causando en Europa la mayor crisis de la democracia de las últimas décadas. Millones de personas estamos siendo condenadas al paro, la pobreza e incluso a la muerte por una deuda ilegítima e impagable, que en su mayor parte es privada; de bancos, grandes empresas y entidades financieras. El rescate Europeo a la banca, avalado y garantizando por el Estado, una vez más privatiza los beneficios mientras socializa las pérdidas y a cambio exige recortes sangrantes.

Con la excusa de la crisis de la deuda han modificado la Constitución (Art.135.3) sin escuchar nuestra voz en referéndum, imponiéndonos el desmantelamiento de los servicios públicos como la Sanidad o la Educación que son entregados al sector privado como "oportunidad de negocio", vulnerando así los derechos sociales y laborales conquistados en las últimas décadas. Con ello se ha provocado, además, que miles de familias de los países afectados pierdan su vivienda y su vida diaria.

La disolución de las fronteras entre lo público y lo privado alimenta una corrupción impune que envilece nuestra sociedad y pervierte la política en su papel insustituible de instrumento de acción ciudadana. El objetivo de las privatizaciones es el expolio, la concentración de la riqueza y la profundización en las reformas neoliberales.

Ya sea a través de los memorandos impuestos por la Troika a Grecia, Irlanda, Portugal o Chipre o del rescate financiero en el caso del Estado Español se está produciendo un trasvase de dinero público a las entidades financieras a costa de la pérdida de derechos básicos, el empobrecimiento generalizado de la población y el aumento de la desigualdad social en toda Europa.

Sabemos que el modelo de desarrollo insostenible de las últimas décadas basado en un alto consumo de recursos energéticos y materias primas ha llegado a su fin. Frente al crecimiento ilimitado de la economía financiera y especulativa es necesario un cambio de rumbo, pero no para salvar a los bancos sino a las personas, a las generaciones futuras y al planeta.

Este cambio de rumbo debe partir de una democratización de Europa, desde sus ciudadanos/as, para que los derechos de las personas y las decisiones políticas democráticas se impongan a la avaricia de las instituciones y mercados financieros y de las grandes multinacionales.

Cuando celebramos el segundo aniversario del 15M, de la toma de conciencia política de la ciudadanía, de los nuevos movimientos sociales que están construyendo desde abajo alternativas a las políticas neoliberales a través de las asambleas, las mareas y las plataformas, sabemos que nuestra lucha es internacional y exige la convergencia de la ciudadanía de todos los países afectados.

En Europa, diversos colectivos procedentes del Estado Español, Francia, Italia, Grecia, Chipre, Irlanda, Inglaterra, Escocia, Alemania y Eslovenia reunidos en Lisboa el pasado 26 de abril invitados por el movimiento portugués ’Que se Lixe a Troika’ hacemos un llamamiento a una protesta internacional descentralizada el próximo 1 de Junio contra las políticas de ajuste del déficit bajo el lema "Pueblos Unidos contra la troika".

Este es el comienzo de un proceso descentralizado, inclusivo y participativo. Queremos construir colectivamente, uniendo nuestras fuerzas y acciones, protestando internacionalmente contra la Troika. Llamamos a todas las personas, con o sin partido, con o sin trabajo, con o sin esperanza, a unirse a esta propuesta el próximo 1 de Junio. Apremiamos a todas las organizaciones políticas, movimientos sociales, sindicatos, partidos, colectivos, grupos informales, a unirse en esta jornada internacional.

Queremos seguir ampliando nuestras alianzas, tanto a nivel nacional como internacional, ya que somos conscientes de que sólo la suma de nuestras voces podrá detener las nuevas oleadas de recortes que se están preparando. Los pueblos de Europa han demostrado que no están dispuestos a asumir más sacrificios inútiles. Ha llegado el momento de demostrar nuestra capacidad para coordinar la lucha por otra Europa, la Europa de las personas.

De norte a sur, de este a oeste tomemos las calles en toda Europa contra la Troika.

Por la Democracia, la Libertad y los Derechos sociales. No al golpe de estado financiero. No debemos, no pagamos.

Hay alternativas. Hay soluciones:

Por la Justicia social y ambiental.

Por la Transparencia y la Democracia Participativa.

En defensa de unos Servicios Públicos y Universales.

Por una Auditoria Ciudadana de la Deuda. Contra la Deuda ilegítima.

 

 

1 de junio Manifestación Internacional MAREA EUROPEA Contra los recortes y por una verdadera Democracia.

LA UNIÓN EUROPEA, MÁS ALLÁ DE UNA MONEDA

Escrito por matoeconomia 23-05-2013 en General. Comentarios (0)

El camino es salir del sistema, no del euro

23de mayo de 2013


Alberto Arregui, Jordi Escuer y Carlos Sánchez Mato

 

La ComisiónEuropea ha exigido más “reformas” a cambio de ampliar en dos años el plazo paraacabar el ajuste fiscal. Ni siquiera el significado de las palabras sobrevive ala crisis, también en la guerra de clases la verdad es la primera víctima.“Austeridad” es el eufemismo con el que se refieren a más explotación para lostrabajadores, mientras los directivos de los bancos y grandes empresas sejubilan con pensiones millonarias. “Reformas” es el habitual para referirse anuevos recortes en los derechos laborales, las pensiones y el gasto social. El rechazo a estas medidas está alentandola búsqueda de alternativas, entre las que surgen propuestas como el abandonodel euro y la restauración de la peseta. ¿Es una alternativa positiva para lostrabajadores salir de la moneda única? ¿Cuál es la opción?

“No hayalternativa” al ajuste, nos insisten una y otra vez desde el Gobierno y desde la llamada Troika, eltriunvirato que forman la Comisión Europea, el Banco Central Europeo al que se incorpora elFondo Monetario internacional. Pero sólo es la “alternativa” que les conviene aellos. Salvan los fondos de los grandes inversores financieros con ingentesayudas públicas de los Gobiernos y del Banco Central Europeo, mientras secondena a la miseria y a la explotación a millones de trabajadores y seintensifica el expolio de los recursos naturales. Europa tiene 26 millones depersonas en paro, un 10,7%, y 120 millones de europeos están en riesgo de caeren la pobreza, según la propia Comisión Europea.

Europa, como proyectocapitalista, y el euro, como expresión de este proyecto exigen hoy análisis yposicionamiento para la izquierda transformadora, pero si algo podemos afirmaraún sabiendo que la demostración tendrá que venir después, es que el problema de Europa va mucho más allá deuna moneda.

Launidad de los países y pueblos que componen Europa para la planificaciónconjunta de sus recursos económicos no es una opción ES UNA NECESIDAD. Portanto indicar el camino de la autarquía como opción es intentar hacer volveratrás la rueda de la historia.

¿De verdad,alguien nos pretende convencer, desde la izquierda, de que los tiempos deMariano Rubio representaban la soberanía económica? ¿De quién? En esto, como entantas otras cosas, la trinchera que separa los intereses materiales no esgeográfica, sino de clase

Tenemos que recordar nuestro propio pasado. En los años 80 del pasado siglo, el Bancode España tenía la capacidad de emitir moneda y el Gobierno podía decidirdevaluaciones de la misma, y eso no evitó que la “reconversión” arrasara la industria. Ni lasdevaluaciones competitivas ni los aranceles aduaneros impidieron que el parofuera crónico desde finales de los 70, ni que llegase a los 3,9 millones dedesocupados a principios de 1994, el 24’55% de la población activa. Laprecariedad laboral y los recortes en los derechos sociales empezaron muchoantes de la implantación del euro.

 

Si abandonamosel euro y se reinstaura la peseta, pero los bancos y las grandes empresaspermanecen en manos privadas, la “soberanía” la seguirán ejerciendo los mismos.

 

Este es el debate al que no podemos sustraernos. Nohay tiempo para distracciones en un momento de emergencia social como el quevivimos. Discutamos sobre las vías de salida de un sistema económico y socialagotado antes de que los que siempre han llevado el timón nos dirijan hacia elabismo. 


Ver documento completo

http://matoeconomia.blogspot.es/img/alternativaUE.pdf