Economía para críticos e indignados

Las trampas de los test de estrés: Crítica al informe de Oliver Wyman

31 de octubre de 2012

Carlos Sánchez Mato

 

El Gobierno español acordó el 11 de mayo de 2012 la realización de  “un examen exhaustivo para realizar una evaluación independiente de los balances del sistema bancario español”.  La valoración de la fortaleza del sistema ha sido encomendada a especialistas internacionales y su objetivo era despejar las dudas que planeaban sobre la solvencia de las entidades.

Ha habido dos tipos de ejercicios: Un primer análisis más general denominado “top-down” y uno posterior más detallado, “bottom-up”.

 

En el primero, las consultoras Roland Berger y Oliver Wyman llegaron a la conclusión de que en el escenario base, es decir, en el actual, las necesidades conjuntas de las entidades bancarias estarían entre los 10 mil y los 26 mil millones de euros. Si se complicara el entorno macroeconómico y se pone de manifiesto el escenario considerado como “adverso”, hipotéticamente improbable según los evaluadores, la banca española necesitaría hasta un máximo de 62 mil millones de euros.

 

En el segundo análisis se han establecido las necesidades de capital por cada una de las catorce entidades examinadas y para ello se han auditado los datos contables por parte de Deloitte, PwC, Ernst & Young y KPMG con la coordinación de la consultora estadounidense Oliver Wyman.

 

Las conclusiones según el Gobierno confirman que “el sector bancario es mayoritariamente solvente y viable, incluso en un contexto macroeconómico extremadamente adverso y altamente improbable”. Las necesidades de capital estimadas por Oliver Wyman oscilan entre los 26 mil millones de euros en el escenario base y los 53 mil millones de euros en el escenario adverso.  Los organismos internacionales han aplaudido el resultado de las pruebas y en general, los espectadores han aceptado el diagnóstico de que la mayoría de las entidades gozan de exceso de capital.

Sin embargo, un análisis más detallado de los criterios seguidos por Oliver Wyman deja en evidencia a un test cuyos resultados estaban sobre la mesa antes de iniciar el análisis que pretendía establecer la magnitud del problema. La única intención del Gobierno era obtener un informe respaldado por “empresas auditoras de reconocido prestigio internacional”[1] que detectase necesidades de capital claramente inferiores a la línea de financiación articulada por el Eurogrupo para el salvamento de la banca española.

El informe ya existe pero no servirá para solucionar los gravísimos problemas de liquidez y solvencia de las entidades bancarias porque no aborda la verdadera magnitud de los mismos.

 
http://matoeconomia.blogspot.es/img/ow.pdf
 


[1] Por cierto, las mismas que no han sido capaces de detectar el déficit de provisiones en los balances de los bancos hasta este momento.

Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: